Acampada en Valmuel



El pasado día 19 de mayo, la rama de Castores nos fuimos de acampada hasta Valmuel. Como cada vez que nos vamos de acampada, quedamos por la mañana en los locales para preparar todo lo necesario (juegos, material y todo lo necesario para cocinar) y para hacer la compra del menú. Una vez todo preparado, nos fuimos a esperar al bus al galerías. Nos tocó esperar un rato, pero como estuvimos jugando en el parque la espera se pasó enseguida. Al final nos encontramos con que el bus estaba bastante lleno y nos tocó ir de pie un rato, pero el viaje que aparentaba ser un poco incómodo se acabó convirtiendo en una atracción de feria improvisada, y enseguida llegamos a Valmuel.

Dejamos todo en el pabellón donde íbamos a pasar la noche, y después de comer jugamos a un juego muy guay. Malak, Lekes y Rasty escondieron por todo el pueblo billetes de diferente puntuación y los castores tuvieron que encontrarlos, pero… no era tan fácil. Si un castor te pillaba la pañoleta tenias que darle un billete. El billete dorado de 10 puntos estaba muy escondido, tanto, que los castores pasaban por delante de él sin darse cuenta pero al final Malena, una de las castoras, consiguió encontrarlo. Hubo alianzas, traiciones y pequeñas emboscadas y finalmente Martín se proclamó campeón del juego.

En su tiempo libre, los castores montaron en el parque dos negocios de venta de hojas, piñas, piedras raras y un montón de cosas más. Después aprendimos a montar nuestra primera tienda de campaña para ganar la cola amarilla, pero no dormimos allí porque iba a llover mogollón por la noche. Jugamos a algún juego más y enseguida se nos hizo la hora de cenar. Desplegamos nuestros sacos y jugamos unas partidas al “pueblo duerme” antes de echarnos a dormir.

Por la mañana, recogimos nuestras cosas y limpiamos los baños y el sitio donde habíamos dormido. Los padres no iban a tardar en ir llegando y para hacer tiempo hicimos un montón de dibujos con tizas de colores en el suelo del pabellón para decorarlo. Con los papás y mamás hicimos una competición de juegos pequeños vs mayores. Jugamos a tirar de la soga, a comer galletas sin manos, a matar y a los cabezudos, y tanto mayores como pequeños nos lo pasamos genial. Después comimos todos juntos y antes de marchar plantamos cada uno una planta para dejar más bonito el pueblo. ¡Sin duda el finde fue fenomenal!

ESTE SITIO FUE CONSTRUIDO USANDO